Inicio Viajes y turismo por Europa Europa Central y Occidental Los tres castillos más bellos del Valle del Loira

Los tres castillos más bellos del Valle del Loira

2699
0

Se despliegan a lo largo de 280 km, casi siempre en las colinas sobre el río, incluso en sus afluentes. No existe una lista oficial de castillos del Loira, pero hay quince que forman parte de este valle declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2.000.

Fueron residencia de reyes y nobles, se los denomina “Chateau” como exponente de su ubicación en el campo, en contraposición al “Palais” que implica una componente urbana.

Amboise. Valle del Loira
Amboise. Valle del Loira

1. Chambord

Es el más grande de los Châteaux del Loira. El rey Francisco I ordenó su construcción en 1.519 en el centro de un bosque para satisfacer su pasión por la caza. El monarca se complacía en enseñarlo a soberanos y embajadores como un símbolo de su poder, incluso llegó a invitar a su gran rival, el rey Carlos V.

Es famosa su escalera de doble hélice que es el eje del castillo, un monumento en sí misma. Consiste en una espiral de dos tramos de escalones que serpentean uno sobre otro alrededor de un núcleo central, de este modo se pueden subir o bajar los peldaños sin cruzarse con las personas que utilizan la otra escalera. Inspirada por Leonardo Da Vinci, protegido de Francisco I en sus años finales.

Se disfruta de Chambord visitando sus lujosos aposentos y sus jardines, que podremos contemplar desde las terrazas. Son en total 5.440 hectáreas las que constituyen el Domaine National de Chambord, el mayor parque natural de Europa cercado por un muro.

2. Amboise

Situado en un promontorio sobre el Loira, en el centro de la localidad de Amboise. Fue residencia real y es el lugar de enterramiento del Leonardo Da Vinci. Ofrece una vista de 360 grados de paisajes declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. De estilo renacentista, construido en el siglo XV, como símbolo de poder y a la mayor grandeur de la France.

Esta provisto de una larga rampa circular que permitía el acceso de caballerías y carros a las dependencias del castillo desde la parte baja de la ciudad.

3. Chenonceau

Se le conoce como el Castillo de las Damas por las mujeres a las que conquistó. Esta obra maestra renacentista, con sus colecciones de arte de valor incalculable, sus estancias perfectamente conservadas y sus floridos jardines, es la joya del valle.

Edificado en el cauce del río Cher, sobre los pilares de un molino fortificado. El castillo fue un regalo de Enrique II a su célebre favorita y amante Diana de Poitiers, duquesa de Valentinois. Diana de Poitiers encargó diseñar el jardín que todavía hoy lleva su nombre, a la vez quela construcción de un puente que uniese el castillo con la orilla derecha del río. La originalidad del castillo es esa galería de dos plantas, que no llegó a posar en la otra orilla para preservar el bosque de ese otro lado.

Tras el fallecimiento de Enrique II, que resultó mortalmente herido de forma accidental  durante un torneo celebrado en 1559, Catalina de Medici, que pasó a ser la regente del Reino de Francia, obligó a Diana de Poitiers, su rival en el corazón del difunto rey, a que restituyese a la corona el castillo de Chenonceau. 

Los interiores del Castillo de Chenonceau se caracterizan por una fastuosa decoración. El dormitorio de Louise de Lorraine llama especialmente la atención: la decoración oscura y tenebrosa rememora el duelo por su marido Enrique III.

Su colección de pintura incluye obras de Tintoretto, Veronés, Jordaens, Ribalta, Ribera, Murillo, Van Dyck, Rubens o entre otros.

El castillo está precedido porlos jardines perfectamente diseñados: el laberinto circular, los rosales trepadores del Jardín de Diana de Poitiers o los parterres de flores del Jardín de Catalina de Medici.

Y OTRO DE REGALO: AZAY-LE-RIDEAU

Se puede alargar la ruta hasta al castillo de Azay-Le-Rideau, que es considerado como uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura renacentista del Valle del Loira. Se levanta sobre una pequeña isla del río Indre, lo que le da un enclave decididamente romántico. Honoré de Balzac lo llamó “un diamante tallado en facetas, engastado por el Indre”.

Las largas proporciones y las decoraciones son italianizantes, pero las esquinas coronadas por conos puntiagudos, y la alta cubierta de pizarra inclinada son inequívocamente franceses. En él encontramos una bella salamandra.

LA SALAMANDRA

Es el emblema de rey Francisco, representa a un animal mitológico del que ya hablaba Aristóteles. A veces aparece junto a la leyenda “Nutrisco et extingo” (alimento y apago) que se refiere al poder sobre el fuego… y sobre los hombres. Se supone que este animal  se alimenta del buen fuego y apaga los malos fuegos escupiendo agua. La encontraremos en más de 300 ocasiones en Chambord y otros castillos del valle.

Cómo llegar

El Valle del Loira está situado a 167 km al sur del aeropuerto de París Orly. El coche alquilado es una buena manera de visitarlo a tu aire. Buena parte de la ruta bordea el Loira como alternativa a la autopista, especialmente el tramo Chambois-Amboise que pasa por Blois.

Yantar y pernoctar

Hotel la Clef des Châteaux, 14 rue de Chambord, 41250 Maslives. Situado a 3,5 km del castillo de Chambord, es una buena opción después de visitar el castillo.

Hotel À l’Ombre d’Azay, 47 rue National, 37190 Azay le Rideau. Muy cerca del castillo de Azay-Le-Rideau. Pequeño y muy agradable hotel en el centro de la localidad.

Restaurante L’Epicerie, 46 place Michel Debré 37400, Amboise. A los pies del castillo, es el más apetecible del lugar.


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.