Inicio Gastronomía Actualidad Sequías, subida de precios, NutriScore y otros desafíos del sector del AOVE

Sequías, subida de precios, NutriScore y otros desafíos del sector del AOVE

3261
0

Subidas de precios, descenso en la producción y un sector que atraviesa una situación que se anuncia cada vez más complicada. El sector del aceite de oliva lleva tiempo sorteando numerosos obstáculos. Ya sea el incremento de precios registrado desde el comienzo de la invasión rusa en Ucrania, la baja en la producción como consecuencia del recrudecimiento a lo largo de los años de las sequías que azotan al campo o la inesperada crisis provocada por un etiquetado, el NutriScore, que perjudica la imagen del Aceite de Oliva Virgen Extra español al equipararlo con el aceite de colza. La lista de desafíos es larga y las ayudas, pocas, según los expertos del sector que exigen ayudas urgentes, suficientes y rápidas para destrabar las encrucijadas.

Las cifras dan cuenta de una situación extraordinaria que tendrá un fuerte impacto a lo largo de toda la cadena. A mediados de julio, España ha registrado el mayor aumento del precio del aceite de oliva virgen extra en la Unión Europea, en comparación con la media de los últimos cinco años. Así lo ha revelado un informe reciente sobre perspectivas agrícolas de la Comisión Europea. El AOVE español ha alcanzado los 6,4 euros por litro a mediados de julio, lo que representa un incremento en origen del 133% respecto al período mencionado. Esto representa una tendencia en alza que se viene dando desde mediados de 2020 y que no para de batir récords.

aceite
Aceite de Oliva

A su vez, los datos oficiales evidencian un aumento del 60% en el precio del aceite en origen durante el 2022 y un incremento en un 35% en los precios al consumidor final. Estos ascensos en los precios, coinciden con la baja del 50% que se ha registrado en la producción durante las últimas dos campañas. Más preocupante aún, los pronósticos para la próxima campaña no son alentadores. 

Datos aportados por el Comité Oleícola Internacional (COI), apuntan a lo que podría llegar a ser la segunda campaña en producción de aceite de oliva más baja del siglo. Mientras que la campaña de la aceituna de mesa podría ser la peor en los últimos 15 años. Desde Cooperativas Agroalimentarias presentan estimaciones en torno a las 737.000 toneladas de aceite de oliva para la campaña que comenzará en octubre de 2023. 

Un hecho inédito y campañas nefastas. Así describen desde Cooperativas Agroalimentarias la situación que atraviesa el sector. Como si fuera poco, advierten que de seguir esta tendencia, “olivicultores no tendrán ingresos durante dos años consecutivos”, lo que tendrá consecuencias dramáticas no solo para los productores, sino también para las cooperativas y para el mercado en general. Es por ello que desde los Consejos Sectoriales de Aceite de Oliva y Aceituna de Mesa de Cooperativas Agro-alimentarias de España insisten en la importancia de que el Ministerio de Agricultura, junto a las Comunidades Autónomas, prioricen este cultivo a la hora de asignar las ayudas a la sequía. De lo contrario, señalan, este sector podría verse duramente impactado y acabar una situación de falta de competencia en comparación a otros sectores agrícolas del mundo.

Como si todo esto no fuera suficiente, desde la Comisión Europea han lanzado advertencias sobre el impacto negativo que tendrá la evolución de los precios en el consumo a nivel europeo. Sobre todo, en los principales países productores, donde se espera que el consumo de aceite de oliva se ubique en un 16% menos que en el último año. 

En medio de este contexto desalentador, se suma otro obstáculo del que no se habla tanto, pero que sigue generando preocupación entre los expertos del sector. Se trata de Nutri-Score, etiquetado nutricional en la parte frontal del envase nacido en Francia y cuyo sistema de cálculo perjudica la reputación del aceite de oliva español. La adopción de esta etiqueta es de carácter voluntario en España y desde el sector esperan que este etiquetado nunca llegue a instalarse de manera oficial en el país ya que consideran que la calificación que le otorga al oro líquido no es la adecuada. A finales de 2021, el Senado instó al Gobierno a detener la implantación de este sistema en España al considerar que numerosos alimentos de la dieta mediterránea son mal calificados. Sin embargo, aún se espera que la Comisión Europea se pronuncie respecto a la adopción de un sistema armonizado, por ende desde el sector espera que se tengan en cuenta las limitaciones del NutriScore y se busque una mejor alternativa.

“Aberrante”, así define el doctor y promotor del mayor ensayo clínico sobre la Dieta Mediterránea (Predimed), Ramón Estruch, a la clasificación que le otorga el NutriScore al aceite de oliva. “Tenemos que implementar un sistema basado en estudios científicos, no en algoritmos que no se sabe muy bien cómo han sido calculados», explicó Estruch. La respuesta por parte de los desarrolladores del modelo francés ha sido contundente. En declaraciones a EFE, el “padre del NutriScore”, Serge Hercberg, aseguró que “el aceite de oliva no puede tener la nota máxima”. 

Si bien los promotores del NutriScore dejan en claro que el sistema no sirve para comparar alimentos de distintas categorías, desde la Junta Directiva de la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español, consideran que a pesar de ello “la percepción final será que el aceite que compremos tiene la misma puntuación que alimentos que identificamos como incompatibles con una dieta sana”. “Nos tememos que muchos consumidores lo asumirán como una advertencia para limitar su consumo”, concluyen desde el sector. Una alerta innecesaria y sumamente perjudicial en un momento clave para el sector. Así como se esperan ayudas para paliar los otros desafíos, en el caso de la etiqueta la ayuda que se necesita es sencilla: una pronunciación oficial en contra de todo sistema que perjudique la imagen de un sector primario esencial para España. 


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.