Inicio En portada Ibiza en invierno: toda una isla por descubrir

Ibiza en invierno: toda una isla por descubrir

2663
0

Ibiza es uno de los destinos turísticos más populares en España durante la temporada estival. La capital de la música electrónica atrae a miles de visitantes que quieren descubrir a través de sus discotecas la deslumbrante vida nocturna de la isla. A esto, por supuesto, hay que sumar sus playas paradisíacas y el encanto de sus espacios naturales, además de una rica gastronomía y una asociación ya inseparable a la cultura hippie.

Este mismo año, y solo hasta el mes de julio, la Isla Blanca acogió a más de dos millones de viajeros, un récord histórico debido al incremento del mercado español y británico. Sin embargo, no todos estos visitantes aterrizaron en Ibiza en verano, aunque sea la estación más propicia para conocer su territorio.

Isla de Ibiza
Isla de Ibiza

La isla lleva años intentando desestacionalizar el turismo, algo que ha conseguido con buenos resultados en primavera, pero que ahora también quiere promover durante la época más fría del año. Por suerte, Ibiza y todo Islas Baleares ofrecen un clima muy benigno que invita a pasar unos días en este territorio aun en temporada baja.

Si decides explorar la isla durante el invierno lo que encontrarás es una Ibiza mucho más despejada de turistas, y esto te permitirá disfrutar tranquilamente y con más detalle toda su belleza natural. Con todo esto, aquí van algunas recomendaciones para conocer la mayor de las Islas Pitiusas fuera de temporada.

Alojamiento en Ibiza

La temporada baja en Ibiza cubre aproximadamente medio año, desde noviembre hasta abril. La suerte en el apartado alojamiento es que los precios son significativamente más bajos que en verano. No obstante, hay que tener en cuenta que muchos hoteles, apartamentos y villas optan por cerrar temporalmente.

En cualquier caso, las zonas más pobladas y los municipios en torno a la capital, así como algunos en la costa, permanecen abiertas durante todo el año. A las opciones ya citadas hay que sumar resorts, hostales y pensiones, alojamientos rurales, campings y hasta el alquiler de casas particulares.

Ante la duda de qué opción elegir, lo mejor es confiar en cadenas de referencia en la isla, como Blau Parc Hoteles, y sumar a esto una comparación completa entre las ofertas disponibles. La opinión de familiares y amigos también resulta de gran ayuda.

Descubrir su riqueza natural y paisajística

El senderismo es una de esas actividades imprescindibles si pasas unos días en esta isla. Ibiza ofrece unas temperaturas medias en invierno que oscilan entre los 15 y los 20 grados, lo que permite disfrutar de experiencias al aire libre.

Una de ellas es conocer sus espacios naturales, como el Parque Natural de Ses Salines o los pequeños islotes de Es Vedrà y Es Vedranell. Ses Salines cuenta con algunas de las playas con más encanto en toda la isla.

Y hablando de playas, no deberías abandonar Ibiza sin conocer Cala d’Hort, que ofrece vistas espectaculares de Es Vedrà. Al norte de la isla, dejando a un lado las playas, encontramos la Cueva de Can Marçá, en el Puerto de San Miguel en San Juan. La cueva se formó hace 100.000 años y en ella las rocas han dado lugar a un espacio de impresión que nos lleva a un mundo mágico, con vistas increíbles a las islas de Murada y Ferradura.

Descubrir sus mercadillos

Si hay algo por lo que es conocida Ibiza a nivel mundial es por la música electrónica, pero también por el estilo de vida hippie. De hecho, la cultura hippie llegó a la isla mucho antes de que lo hiciera la música, y como consecuencia de ello, también son muy populares sus mercadillos.

Muchos de ellos abren solo en la temporada estival, pero algunos permanecen operativos durante el invierno. Y hablamos tanto de mercadillos como de mercados. El Mercat Vell en Ibiza ciudad, permite encontrar numerosos productos locales y artesanías. En su caso, además, cumple el 150 aniversario este mismo año y recientemente ha finalizado sus actos conmemorativos.

Otra alternativa es el Mercado de las Dalias, quizás el más conocido en toda la isla. Si bien su actividad se reduce en invierno, permanece abierto todos los sábados del año. Y lo mismo ocurre con el Mercat de Forada.

En esencia, visitar Ibiza en invierno es una oportunidad única de descubrir una isla mágica que está rodeada de naturaleza exultante y que ofrece una gastronomía muy rica y puramente mediterránea. Anímate a pasar unos días en ella y experimenta de primera mano qué supone la experiencia pitiusa.


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.