Inicio Gastronomía Actualidad Aceite de oliva: de la almazara a la mesa

Aceite de oliva: de la almazara a la mesa

1689
0

En la era digital, también el aceite de oliva llega a nuestros hogares con solo un click. Descubre la historia, variedades y denominaciones de origen de este tesoro gastronómico que no puede faltar en la mesa y cerca de los fogones.

La compra por internet ha revolucionado la forma en que adquirimos productos de calidad, y el aceite de oliva no es la excepción. Gracias a plataformas como Aceite del campo, ahora es posible recibir este tesoro culinario directamente en la puerta del domicilio. El poder comprar aceite de oliva y disponer de un sinfín de variedades con un solo click no solo nos ayuda en nuestros quehaceres del día a día, sino que también nos asegura la máxima calidad y autenticidad del producto seleccionado.

Aceite de oliva: de la almazara a la mesa
Aceite de oliva: de la almazara a la mesa

Un ingrediente imprescindible en la cocina de éxito. Su versatilidad y capacidad para realzar los sabores hacen que sea indispensable en una extensísima relación de recetas. Su alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados lo convierte en una opción altamente saludable para cocinar y aliñar, contribuyendo así a una dieta equilibrada y nutritiva.

Devenir histórico del aceite

El cultivo del olivo y la extracción del aceite tienen una historia milenaria que se remonta a civilizaciones antiguas como la griega y la romana. En la península ibérica, esta tradición ha perdurado a lo largo de los siglos, convirtiendo a España en uno de los principales productores de aceite de oliva a nivel mundial. Desde las antiguas almazaras hasta las modernas instalaciones de extracción, el proceso de obtención del aceite de oliva ha evolucionado, pero su esencia y calidad se mantienen intactas.

Variedades de olivas y sus aceites

La riqueza gastronómica de España se refleja en la variedad de olivas y sus aceites que se producen en distintas regiones del país. Cada variedad de oliva aporta características únicas al aceite, influenciadas por el clima, el suelo y las prácticas agrícolas de su lugar de origen. De entre los más destacados cabe mencionar el aceite de Jaén y los también andaluces de Córdoba y el Poniente de Granada.

La Picual, por ejemplo, es una variedad predominante en Andalucía, especialmente en la provincia de Jaén. Su aceite se caracteriza por su intenso sabor a fruta madura y un ligero amargor, con un toque picante en el final. Este aceite es muy versátil en la cocina, ya que su perfil robusto se adapta bien tanto a platos fríos como calientes, desde aliños hasta frituras.

También la Hojiblanca, originaria de Andalucía, produce un aceite de oliva de sabor equilibrado y aroma herbal, con notas de hierba fresca y un ligero amargor en el final. Este aceite es perfecto para platos de pescado y marisco, donde su frescura y suavidad realzan los sabores del mar.

Por su parte, la Picuda es una variedad autóctona de la provincia de Córdoba, que produce un aceite de oliva de sabor suave y afrutado, con un ligero toque a almendra en el retrogusto. Este aceite es ideal para platos dulces y postres, donde su delicadeza y aroma a frutos secos añaden un toque especial a las preparaciones.

La Cornicabra, típica de la región de Castilla-La Mancha, produce un aceite con un sabor más pronunciado y un ligero amargor en el retrogusto. Este aceite es ideal para platos con sabores intensos, como guisos y estofados, donde su carácter fuerte complementa y realza los ingredientes principales.

Por último la Arbequina, es originaria de Cataluña y produce un aceite de oliva de sabor suave y delicado, con notas frutales y un ligero toque picante en el retrogusto. Este aceite es perfecto para utilizar en crudo, en ensaladas y aderezos, donde su aroma fresco y afrutado se aprecia plenamente.

Las variedades de olivas y sus aceites son un reflejo de la diversidad geográfica y cultural de España. Cada región tiene su propia historia y tradición en el cultivo del olivo, dando lugar a una amplia gama de sabores y aromas que enriquecen la gastronomía española y deleitan los paladares de todo el mundo.

Los mejores aceite de oliva

Los mejores aceites de oliva según su origen

En el ámbito de la gastronomía española, entre las regiones productoras del aceite de oliva de mayor reconocimiento se encuentran Jaén, Córdoba y el Poniente de Granada.

Los aceites de Jaén son ampliamente reconocidos por su excelencia. Esta región productora destaca por su clima y suelos propicios para el cultivo del olivo. Los aceites de Jaén se caracterizan por su aroma frutado, su sabor equilibrado y su bajo nivel de acidez, lo que les confiere una alta calidad apreciada tanto a nivel nacional como internacional.

Por otro lado, los aceites de Córdoba también gozan de una merecida reputación en el mundo de la gastronomía. La provincia cuenta con extensas plantaciones de olivos y una larga tradición en la producción de aceite de oliva. Los aceites cordobeses se distinguen por su sabor suave y delicado, así como por su aroma fresco y afrutado, lo que los convierte en un complemento ideal para una amplia variedad de platos.

En cuanto a los aceites del Poniente de Granada, esta región se ha destacado en los últimos años por la calidad. Gracias a su clima mediterráneo y a la altitud de sus terrenos, los aceites de esta zona presentan características únicas. Se caracterizan por su sabor intenso y afrutado, así como por su aroma persistente y complejo, lo que los convierte en una opción muy apreciada por los amantes del aceite de oliva de alta calidad.

No en vano los aceites de Jaén, Córdoba y el Poniente de Granada representan lo mejor de la tradición oleícola española. Su calidad, sabor y aroma únicos los convierten en imprescindibles en la gastronomía tanto nacional como internacional.


 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.